jueves, 23 de octubre de 2008

El Dios de Marvel



Thor el Poderoso es un superhéroe de cómic creado por Jack Kirby y Stan Lee, inspirándose en un personaje mitológico con el mismo nombre.

Como hijo de Odín y Jord, Thor, nacido en el reino de Asgard, posee una fuerza, vitalidad y resistencia increíbles. Puede levantar sin ninguna dificultad más de 100 toneladas, sobrevivir durante largos períodos en el vacío del espacio sin protección alguna y combatir durante horas sin llegar a sentir cansancio o desánimo.
Otra de sus peculiaridades es la estructura de su anatomía: su carne es más densa que la de los simples mortales, y esto le confiere una increíble resistencia al dolor y al daño físico.


Claro que Thor tampoco sería el mismo sin su inseparable y poderoso martillo encantado de mango corto, de nombre Mjolnir, que está forjado de metal Urú, el cual es prácticamente indestructible.
Además, posee Thor otros objetos que le ayudan en sus batallas, como un Cinturón que duplica se fuerza, y que lo deja débil y agotado cuando se lo quita durante un tiempo, unos Guantaletes de hierro que protegen sus fuertes brazos y una Armadura de metal para le hace aún más resistente ante el ataque de sus enemigos.


Era agosto de 1962, en el Journey into Mistery nº 83, cuando Donald Blake supo que él era Hijo de Odín, desterrado a la Tierra para recuperar su humildad perdida en el reino de Asgard.
Fueron, cómo no, Stan Lee y Jack Kirby, quienes le dieron vida y esa personalidad tan característica: poderoso, orgulloso pero muy recto en sus creencias. Thor siempre representó ese defensor de los valores humanos que todos buscamos en un superhéroe. Un héroe en quien se podía confiar; un héroe que quizás no fuera el más simpático ni el mejor compañero, pero sí era el más sereno y severo de todos.

Todas estas características le valieron para conseguir al fin su propio cómic en el año 1966 con The Mighty Thor. Fueron 116 números en los que Thor se batió en toda su tremenda grandeza, no sólo en la Tierra sino en el espacio y en su mítico reino de Asgard.
Y por otro lado, estaba su martillo, Mjolnir, sin duda, para mí, el mejor elemento secundario de todos los cómics de superhéroes habidos y por haber; la envidia de otros muchos que han luchado por tenerlo entre sus manos pero nunca han podido (y no hay más que recordar la reciente Civil War y el empeño de todos por levantar aquel martillo divino). Con él Thor surcaba los cielos y mandaba a sus enemigos a universos paralelos, a mundos adonde los villanos más villanos eran desterrados. Aquel momento de Thor, con el martillo girando a velocidad vertiginosa y creando un vórtice como si de un agujero negro se tratase, que atrapaba en un infinito vacío a sus enemigos, era un momento estelar.

La figura que nuestro es de Hasbro, no tiene el Martillo lamentablemente, mide 18 cms de alto y lo adquiri hace tiempo en una feria. He visto al mismo con el martillo pero aun precio mas que imposible.




2 comentarios:

adrian dijo...

El apodo de "El Poderoso" lo tiene mas que merecido. Sin dudas es uno de mis personajes favoritos de ambos universos. Es mas tengo un tatuaje de 25 cm en mi pierna derecha como prueba de lo que digo...Fanatico yo?

el murcielaguito dijo...

Adrian, un gusto que me visites y un premio a tu blog mas que merecido, de Thor te cuento que era uno de mis preferidos de niño, tanto como Batman, esa historia de ser un Dios y todo su poder es fascinante. Gracias por la visita.

Template by:
Free Blog Templates